Calefactores A Gas Natural

Un calefactor a gas natural es un dispositivo capaz de caldear estancias gracias al uso de este combustible. Estos equipos resultan mucho más económicos en comparación a los equipos eléctricos. Asimismo, pueden calentar espacios en poco tiempo y no representan ningún tipo de peligro.

Calefactor a gas natural: un equipo versátil para distintos ambientes
Como resultado a la necesidad que existe en el mercado de tener un ambiente cálido en la época más fría del año y en cualquier estancia, existen distintos tipos de calefactores. De esta manera, se encuentran para todos los gustos, presupuestos y exigencias de cada usuario. Hoy, ampliamos tu visión sobre los calefactores y te presentamos las características, funcionamiento y todo lo que tienes que saber sobre el calefactor a gas natural.


¿Cómo funciona el calefactor a gas natural?
Lo que caracteriza principalmente a este equipo es, como su nombre lo indica, el uso de gas natural. Este combustible se quema para mantener el lugar bien caldeado; por lo que, es común que se requiera de una instalación profesional.

El gas del calefactor comienza a fluir desde la válvula principal, a un colector que se conecta a los quemadores que regulan la cantidad de gas. Por lo tanto, se eleva el nivel de calor que será emanado por el calefactor. Así, mientras mayor sea la cantidad de gas que se permita pasar, más calor llegará a la estancia.

Debido a la acción y necesidad de un combustible que genere calor, este calefactor a gas natural suele ser más eficientes en cuanto a la producción y distribución del calor.
Características de un calefactor a gas natural
Durante el invierno y los días fríos es muy importante poder tener un hogar cálido. Además de la tranquilidad que aporta, tener un equipo de calefacción evita que se pesque algún resfriado o enfermedad asociada al ambiente con bajas temperaturas.

El calefactor a gas natural, además de su versatilidad para adaptarse a diferentes tipos de ambientes por sus diferentes tipos, cuenta con otras características resaltantes, algunas de ellas son:
Tamaño
Hay calefactores a gas natural de todos los tamaños. Se incluyen, desde portátiles, hasta los empotrados a la pared, ya sea para usarlo en una habitación pequeña o en una de mayor tamaño. También, se pueden encontrar con conexión de gas directo, y modelos más modernos, que son portátiles con ruedas para un traslado seguro.
Requiere Mantenimiento
En cuanto a la seguridad del calefactor a gas, se debe ser muy cuidadosos. Si se llega a percibir un olor a gas en el ambiente, es probable que exista una fuga. Por esta razón, es muy importante realizarle mantenimiento de forma constante al equipo.
Buen precio
El calefactor a gas natural puede ser menos costoso en comparación a un calefactor eléctrico, con la ventaja de que pueden generar mucho más calor. De forma que, el ambiente se calienta con mayor celeridad.

 

calefactor gas

Pero no solo eso, sino que tener un calefactor a gas natural representa un ahorro en facturas de electricidad. Para tener una idea, la bombona de gas de 12 kg tiene un costo aproximado de 18 € (puede variar ya que el butano varía mucho) y genera 160 Kw/h. Por lo que se puede deducir que cada Kw/h cuesta 11,25 céntimos aproximadamente.

Ahora, si se compara con el uso de electricidad, podemos decir que un Kw/h cuesta 15 céntimos. Evidentemente, al sumar los Kw consumidos, se va a notar la diferencia entre los costos.
No es tan rancio como lo imaginas
Aunque este pareciera ser un artefacto antiguo – debido a que en la actualidad casi todo funciona con electricidad – hay calefactores a gas natural que utilizan mecanismos modernos. Estos, pueden incluir termostatos, sistema de encendido automático, e incluso, sistemas de seguridad, que son mucho más sencillo de usar que antes.

Tips de seguridad para el uso del calefactor a gas natural

calefactor a gas

 

En primer lugar, se aconseja evitar el uso prolongado del calefactor.
Colocar el calefactor a gas natural alejado de cualquier tipo de material inflamable: plástico, muebles, cortinas, y cualquier tipo de tejido inflamable.
Por ningún motivo se debe poner ropa a secar en el calefactor a gas natural, podría sobrecalentarse el equipo, o encenderse en fuego la ropa.
Debe estar en una habitación ventilada, pues al requerir de combustible, ella tomará el oxígeno del ambiente y va a producir dióxido de carbono.
No se debe dormir con el calefactor a gas natural encendido, debido a lo explicado anteriormente.
Si hay alguna fuga, o algún síntoma de malestar cuando el calefactor está en funcionamiento, se debe apagar y ventilar el cuarto. Además de llamar a un especialista en el área para un chequeo

Si se cumplen con estas medidas de seguridad, entonces ya no hay más que colocar en el calefactor a gas natural en marcha, y disfrutar de su calidez.

Estamos convencidos te interesarán estas categorías: